EDITOR: MIGUEL GRINBERG


ENTREVISTA (click acá)

30 de abril de 2011

Pablo Dacal presentó su primer disco solista




Pablo Dacal, ex líder de la Orquesta de Salón, presentó anoche su primer disco solista, "El progreso", en un concierto realizado en Samsung Studio de San Telmo e investido por las sonoridades de un rock onírico que, sin embargo, estuvo a la vez teñido de un tono irónico y una poética crítica.

 

Tras la provocadora experiencia creativa de Orquesta de Salón, que fusionaba la música de cámara con la popular, Dacal se entregó a la gestación de nuevos climas musicales y, de esa indagación, emergió "El progreso", un material conceptual que recorre una línea melódica con una retórica ténue, pero inscripta en un contexto instrumental resonante.

Ese resultado es el producto de la combinación de su originalidad compositiva con el soporte sonoro que aporta una banda en la que aparecen como figuras estables Marcelo Ezquiaga (piano, coros), Fernando Pereyra (guitarra eléctrica, coros), Nathalia Cabrera (bajo, coros) y, con fuerte presencia en el escenario, y Fernando Samalea (batería y bandoneón).

A ese núcleo se sumaron, anoche y en el disco, numerosos invitados que cultivan paisajes vecinos al universo musical en el que abreva Dacal.

En el material editado sobresale la intervención de Fito Páez, que prestó su voz para "Lo que está sonando", uno de los estandartes del disco; y Palo Pandolfo en "Nazarena". En la presentación desfilaron, entre más, los músicos Joel López (guitarra y vos), Ulises Conti (piano) y Andrés Ravioli (percusión).

Dacal inauguró la noche con "Desorientado", con letra de Tátala Rodríguez, que traza un mapa de la época post-industrial y que se emparenta también con otra pieza del disco, "Nada en TV", donde Dacal hace propia la poética de Pipo Lernoud.

La sala celebró cada canción y, en ese clima, Dacal se animó a un estreno, "Más allá del bien y el mal", donde, con sencillez melódica y en un formato canción clásico, ofreció una sonoridad intimista y a la vez un discurso poético crudo.

En ese contexto, Dacal insistió en que, en este tiempo, "la academia es la televisión" y, navegando entre el inconformismo y la esperanza, rezó que "más allá del bien y el mal/esto tiene que cambiar".

Con el avance del concierto, los invitados desfilaron sin cesar para participar de la estética onírica y festiva que emana de "El Progreso".

El desenlace asumió una postal coral y se precipitó con una nueva versión de "Desorientado".

Entonces un colectivo de músicos se apropió del escenario y se entregó a un discurso musical, resonante y caótico, que reflejó el tránsito creativo de la noche. (Télam)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Podés publicar mensajes al programa o a los oyentes, pero siempre con espíritu cooperativo, evitando los ataques o las pálidas. Sólo se publica lo incluido en el recuadro. Como perfil podés poner un nombre real o imaginario, o elegir "anónimo". Gracias.